Redes:

Latest Post

jueves, abril 30, 2015

Condenaron a dos adolescentes a cuatro años de cárcel por el asesinato de Mónica Spear


Un tribunal venezolano condenó a dos adolescentes a cuatro años de cárcel por su participación en el asesinato de la actriz y ex Miss Venezuela Mónica Spear y su exmarido, que ocurrió en enero del 2014 y generó gran conmoción en el país suramericano.


Un juzgado del estado centro costero de Carabobo condenó a dos adolescentes de 15 y 17 años a cuatro años de prisión por participar en el homicidio de Spear y su pareja, anunció la Fiscalía General en comunicado.


Por este caso ya fueron condenados otros tres jóvenes a penas que oscilan entre 24 y 26 años de cárcel, y están a la espera de juicio otras cinco personas.


Spear, de 29 años, y su exesposo Thomas Henry Berry, un ciudadano británico de 39 años, fueron ultimados a tiros mientras trataban de resistirse al robo la noche del 6 de enero del 2014 en un tramo de la autopista que enlaza Puerto Cabello, el mayor puerto comercial del país, con la ciudad centro costera de Valencia, a unos 170 kilómetros al oeste de Caracas. Sus cuerpos fueron hallados dentro del vehículo.


En el incidente resultó herida la hija de 5 años de la actriz, que recibió un tiro en una pierna.


Venezuela es uno de los países más violentos de la región, con una tasa de homicidios que según registros oficiales está en 39 por cada 100.000 habitantes, pero que de acuerdo con cálculos de la organización no gubernamental Observatorio Venezolano de Violencia cerró el 2014 en 82 por cada 100.000 habitantes.

martes, abril 28, 2015

Miss Universo se Celebrara en Colombia

En una conversación con W Radio, el vicepresidente de Miss Universo y Paulina Vega Dieppa, confirmaron los diálogos que se llevan a cabo para que el concurso se realice en Bogotá en enero de 2016. 

Shawn McClain, vicepresidente de Miss Universo dijo esta mañana mientras se dirigían a visitar al presidente de la República Juan Manuel Santos, que la elección de la sucesora de Paulina se realizaría en enero de 2016 en Bogotá.

“Para Colombia sería una oportunidad muy grande como ya la tienen con Paulina como Miss Universo y para nuestra organización sería una locación ideal para el concurso. Hay muchas cosas para mostrarle al mundo”, dijo McClain.

Aunque todavía se está revisando dónde sería, Corferias suena como el lugar más opcionado para la organización. “Sería la locación perfecta para el show”, aseguró Shawn McClain. 

En cuanto a la transmisión oficial de la ceremonia, McClain dijo que hay conversaciones con el canal Caracol y RCN para ver cómo sería la transmisión, “estamos explorando la mejor manera de hacerlo, hay muchas formas de organizarse”.

Por su parte, Paulina resaltó la oportunidad para promocionar el país a través del concurso y confirmó el fuerte interés de la organización en Colombia.

LA AGENDA REAL

- Martes 28 de abril: Visita al presidente Juan Manuel Santos en la Casa de Nariño para continuar con un almuerzo en una fundación de carácter social, antes de visitar otra organización benéfica durante la tarde.
- Cena de gala de  Jolie de Vogue y la revista Cromos en honor a Paulina y a beneficio de una obra social.
- Miércoles 29 de abril: Visita a la planta de la marca de cosméticos durante la mañana. Grabaciones para el canal RCN.
- Jueves 30 de abril: Visita a Cartagena, acompañada por miembros del Concurso Nacional de Belleza
- Viernes 1° de mayo: Arribo a Barranquilla. Encuentro con los medios de comunicación. Recorrido en la máquina de bomberos por una de las principales calles del centro de Barranquilla saludando al pueblo.







Miss Universo es proclamada embajadora de Colombia contra la desnutrición infantil


El presidente Juan Manuel Santos nombró a la Miss Universo, Paulina Vega, "embajadora" del país ante el mundo "en la lucha contra la desnutrición infantil", en una reunión que mantuvieron hoy en Bogotá.

Durante el encuentro, el mandatario consideró que no es lógico que un país como Colombia, con un alto potencial en materia de producción de alimentos, "sufra el flagelo de la desnutrición infantil".

Por esa razón, le pidió a Vega que sea embajadora de Colombia "en esa causa contra la desnutrición infantil", ofrecimiento que la Miss Universo aceptó, según informó la Casa de Nariño.

El mandatario resaltó que a Paulina Vega, antes de ser elegida Miss Universo en enero pasado, "se le notaba su disposición e interés por servir a los demás, por las causas nobles e importantes, por las causas sociales".

"Este tipo de triunfos para Colombia son importantísimos. Nos llenan de esperanza, nos reafirman nuestro orgullo de ser colombianos y nos reafirman la fe en un mejor futuro", subrayó el mandatario sobre la elección de Vega como Miss Universo.

Asimismo afirmó que así como Vega logró su sueño de ser Miss Universo, Colombia también puede alcanzar los suyos.

"Nosotros como país tenemos muchos sueños y queremos volverlos realidad; por supuesto, el sueño de la paz, el de ser el país mejor educado de América Latina en el año 2025, el de acabar con la pobreza extrema en el año 2025 y el sueño de acabar con la desnutrición infantil en el año 2030", manifestó Santos.

El jefe de Estado dijo a la reina de belleza que Colombia vive un momento muy importante por la búsqueda negociada de la paz para acabar el conflicto armado y por los avances del país en materia de crecimiento económico y desarrollo social.

La visita de Vega de cinco días a Colombia incluye reuniones y cenas de beneficencia con distintas fundaciones que hacen trabajo social en el país, como el Centro Integral de Rehabilitación de Colombia (Cirec), que ayuda a personas con discapacidad física, y la Corporación Matamoros, que atiende a soldados heridos en combate, entre otras.

EFE

Miss Universo rechaza invitación de las Farc

La Miss Universo colombiana Paulina Vega descartó reunirse con la guerrilla de las FARC, que la invitó a Cuba para hablar del proceso de paz con el gobierno de Juan Manuel Santos, según dijo este lunes durante una visita a Bogotá, reseña AFP.
Vega, quien insistió en una rueda de prensa que no es “perfecta” ni se cree “la más bella del mundo”, dijo que no aceptó la cita porque descartó que esa cita fuera “algo muy relevante en el proceso” de paz que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas) desarrollan desde 2012 con el gobierno para poner fin al conflicto armado de más de 50 años.
“No me terminé reuniendo con las FARC porque pienso que si hubiera podido ayudar de pronto hubiera ido, pero el simple hecho de hablar con ellos y que me cuenten cómo van las cosas no creo que sea algo muy relevante en el proceso”, explicó.
“Tomamos la decisión más sabia y fue dejárselo mejor al gobierno y al presidente”, añadió la joven, que en febrero fue invitada por la guerrilla a La Habana.
Vega cumple a partir de este lunes una agenda en Colombia que incluye un encuentro con Santos y su asistencia a eventos sociales y caritativos.
El miércoles la joven viajará a la caribeña Cartagena y finalmente el viernes llegará a su natal Barranquilla para recibir un festivo homenaje de sus coterráneos.
Vega, modelo y estudiante de negocios, se coronó en enero como la segunda mujer colombiana en ser elegida Miss Universo, durante la 63ª edición del certamen.
Semanas antes de su elección, un concurso de belleza infantil llamado MissTanguita creó una gran polémica en Colombia por la exposición que se hacía de las niñas. Este lunes Vega envió también un mensaje a los familiares que incitan a las pequeñas a participar en esos eventos.
“Si uno le encuentra dificultades y algún toque extraño a un reinado de belleza donde todas las mujeres son mayores de edad, ¿cómo va a ser para unas niñas que no saben ni siquiera cuántos años tienen? Es imposible medir a una niña, es imposible decir que una es mejor que otra”, dijo.
“Pienso que las niñas a ese tipo de edad deberían estar dedicándose al juego, a la diversión, a la inocencia”, añadió

domingo, abril 26, 2015

Ellas son las seleccionadas del Miss Noroccidental rumbo al Miss Venezuela 2015

El Centro de Arte Lía Bermúdez de Maracaibo, se vistió de gala para la celebración del primer casting regional 2015 rumbo al Miss Venezuela 2015, 

En este evento fueron seleccionadas las primeras siete pre-candidatas al Miss Venezuela de este año, donde participaron 39 jóvenes del Nor-Occidente del país, evento que contó con la animación de Harry Levy y Alyz Henrich Miss Earth 2013.

Lany Sarcos, María Antonieta Vásquez, Jennifer González, Nelsa Rincón, Yulimar Romero, Blanqueilis García y Daniela Quintero fueron las seleccionadas en el Miss Noroccidental  y buscaran una de las bandas de los estado Zulia y Falcón en el Miss Venezuela 2015.

martes, abril 21, 2015

María Jesús Matthei Se descargo en contra de la Organización Miss Chile


María Jesús Matthei fue de invitada al programa de farándula de Chilevisión, SQP, en el que se descargó en contra de la franquicia de Miss Chile, la que pertenece al marido de Marlen Olivari, Luciano Marocchino.

Matthei, de 23 años, ganó el certamen de Miss Chile en el año 2013 y desde ese minuto la bella joven ha ido desclasificando grandes errores del concurso de belleza.

Durante los últimos años se ha sabido que la producción no trata de la mejor manera a las candidatas, menos a las que se convierten en representantes en Miss Mundo.

Sin embargo, lo que más llamó la atención en la conversación con los panelistas del espacio, fue que la ex Miss Chile reveló que la corona que ganó en el 2013 se partió en 3 partes debido a su mala calidad y bajo costo.

Luego de eso, los organizadores del certamen le entregaron $40.000 pesos para que ella misma fuera a comprarla a un local de Patronato: "Es valiosa para mí sentimentalmente, pero no es valiosa en la forma del dinero, fue comprada en patronato", contó en el programa

Paulia Vega cuenta como es el trabajo de ser la mujer mas bella del Universo

Las oficinas de la organización de Miss Universo no tienen el lujo ni el glamour que proyecta el concurso y su fastuosa noche de coronación. Me siento en una sala de espera de techos bajos y veo que en la mesa de centro hay dos libros sobre los rincones turísticos de Colombia y una revista de moda del mes pasado. Me hacen pasar a una sala de juntas y me ofrecen un té y un vaso de agua y me advierten que no me apoye mucho en la mesa porque está rota desde hace algún tiempo. En el centro de la belleza nadie lleva tacones ni tiene piernas de modelo. La oficina, localizada en Manhattan, en el centro del mundo, parece escogida al azar entre cualquiera de los edificios de los años setenta del centro de Bogotá. Está llena de cubículos independientes en los que cada cual se ocupa de sus responsabilidades. Acá la gente viene a trabajar. Nadie espera que en algún cajón de uno de esos cubículos esté guardada una corona llena de topacios azules y avaluada en unos 300.000 dólares. 
Paulina entra a la sala y casi ni la noto, hasta que la oigo hablar inglés con un fuerte acento barranquillero. No tiene una gota de maquillaje y sin duda se ve mucho mejor que la versión de Paulina que ganó la corona de Miss Universo ante 4,7 millones de televidentes. Sus ojos son muy oscuros y redondos y sus pestañas son tan largas que resulta difícil creer que sean de verdad. Pero todo en ella es natural. Ni una cirugía, ni una sola pose protocolaria. Tal como la conoció el comité de belleza del Atlántico, adonde la mandó su abuela sin siquiera un poquito de rubor en las mejillas. Es larga, muy larga, más después de haber cambiado los zapatos bajitos con los que la vi llegar por unos tacones de unos siete centímetros. Y se mueve con gracia y seguridad.

Cuando empezamos la entrevista, su mánager, que es su chaperona, le pasa una ensalada y una botella de agua. “Yo nunca como ensalada con agua”, dice ella. Eran las cuatro de la tarde y no había almorzado. La agenda del día no se lo había permitido. Primero el trabajo.
Escuchó cada pregunta con todo el cuerpo, con los ojos bien abiertos y asintiendo con cuidado, midiéndome y midiéndose a ella misma. Se toma su tiempo para hablar, pero es explosiva para reír. Y lo hace varias veces. Con una risa sincera de quien se sabe el centro de atención y lo disfruta. Hace chistes y de vez en cuando se le sale uno que otro madrazo leve, en inglés y en español. “Es que así somos los latinos”, le dice a su mánager, que le reprocha cuando la oye diciendo malas palabras. Claramente, a la colombiana no le importa decir lo que piensa. Confía en su cabeza.
El 25 de enero de 2015, Paulina Vega Dieppa, Señorita Colombia, fue coronada como Miss Universo en Doral, Florida, y así rompió lo que los colombianos habían considerado una maldición de 57 años. Esa noche desfiló sin mover mucho la cadera, como le enseñó su abuela, y con una gracia desparpajada que no se le había visto antes a una candidata colombiana. Su papá insiste –lo ha dicho varias veces, para todos los medios–, y también lo dice su abuela, que ese talento lo tiene desde los cuatro años, cuando participó sin ninguna práctica en el desfile de un centro comercial Vivero, en Barranquilla, y se robó el show. “Todos se levantaron a mirarla”, dice su papá, completamente convencido de que esto era una señal irrefutable del nuevo título de su hija.
Hace casi tres meses que Paulina vive en Nueva York y no tiene tiempo para nada que no haga parte de su contrato. Comparte un apartamento con Miss USA y Miss Teen, a dos cuadras del Parque Central y a dos de su oficina. Aunque no tiene una vista del otro mundo –se puede ver una puntita del parque, no mucho más–, su casa es práctica y está donde debe estar. La primera semana que pasó allá se alimentó de domicilios porque no sabe cocinar. Porque era Nelby, su nana, su mano derecha desde chiquita, la que siempre le preparaba los platos que le gustan, sobre todo pasta. Recibe una mensualidad y el contrato cubre su transporte, manutención e incluye una eternidad de vestidos y zapatos, productos para el pelo, para la piel, así como una beca para estudiar actuación en la Academia de Cine de Nueva York y algunos pasajes para viajar a Asia durante su reinado.
Dice que es medio costeña y medio cachaca, porque desde los once años vive en Bogotá. Su familia, compuesta por ocho hermanos –Laura, Cristina, Gastón, Juliana, Rodolfo, Valeria y Juan Pablo, más Paulina– y sus padres, Laura Dieppa y Rodolfo Vega, se trasladaron de Barranquilla a Bogotá por cuestiones de trabajo. Cuando se graduó del colegio Andino escribió en su página del anuario una cita de Albert Einstein (que Internet reconoce como del escritor norteamericano Jack Kerouac, ¿pero, qué importa?): “I don’t know, I don’t care and it doesn’t make a difference”, que significa: “Yo no sé, no me importa y da igual”, con la que, dice, todavía se siente identificada.
Ahora estudia, o estudiaba, porque, por obvias razones, hace dos años que tiene suspendidos sus estudios de Administración de Empresas en la Javeriana, en Bogotá. Le gusta trabajar bajo presión y dice que algún día le saldrá el tiro por la culata. Prefiere trasnochar a madrugar, y heredó de su papá quedarse despierta hasta las dos de la mañana leyendo o viendo películas. Pareciera que no le tuviera miedo a nada, pero es una gallina para las películas de terror, a tal punto que viendo REC le destrozó de los nervios una camisa a su papá. No lleva un diario porque no cree que sea ese tipo de persona, pero le gusta hacer videos y payasear frente a su propia cámara. No ha practicado el alemán desde que salió del colegio, pero dice que quiere usar esos viajes interminables en avión para repasar el idioma en vez de ver películas repetidas. Le emocionó conocer a Vargas Llosa y si pudiera salir con un guapo de Hollywood, lo haría con Bradley Cooper.
Para finales del mes pasado había hecho unas cincuenta entrevistas y había viajado a cuatro países –Indonesia, Canadá, Italia y Francia– para cumplir con sus deberes de Miss Universo: grabar comerciales, atender eventos y otros reinados, y trabajar en una campaña de concientización sobre el VIH. Sus días son muy largos y llenos de eventos y personas que van y vienen, nombres que seguramente al final de la semana ya ha olvidado. Casi todos los días va a la oficina y atiende los compromisos que le sean impuestos por la organización de Miss Universo, por su jefe, Donald Trump. Porque ser Miss Universo es como estar en El Aprendiz y trabajar sin descanso. Porque a esa oficina de la Sexta Avenida de Manhattan la gente va a trabajar.
Foto: Daniel Martínez Matallana
Después de la coronación salió en la prensa que usted había dicho que estaba lista para asistir a La Habana a participar en los diálogos de paz y que las Farc la habían invitado. ¿Esto pasó así?

No. Eso fue pura confusión, un malentendido, y los medios cambian mucho lo que uno dice. A mí alguna vez me preguntaron si apoyaba la paz y el proceso de paz. Yo obviamente quiero la paz para mi país. También comenté cuáles puntos me gustaban y cuáles no de lo que están dialogando. Y sí, las Farc terminaron invitándome a La Habana, pero yo dije que no. Igual, yo hablando con las Farc... no va a ayudar. La verdad que sería una visita innecesaria.

¿Está pendiente de lo que se dice de usted en los medios?

No he tenido tiempo. Pero sé que se han dicho un montón de mentiras. Además se extienden en textos que dicen cosas que son de no creer. He leído cosas que supuestamente pasaron en el reinado y que no pasaron, que sentía cosas que nunca sentí, rollos con mi novio, cosas de mi familia, cosas que dice la organización de Miss Universo, pero eso nadie puede saberlo. La verdad, siento que cada vez pierden más credibilidad.

¿Qué fue eso que hizo que se convirtiera en Miss Universo?

Tal vez que no me importaba equivocarme ni decir “no sé”. A mí no me importaba no sabérmelas todas. Yo no pretendo ser una enciclopedia. Hay periodistas de 60 años que me preguntan cosas que ni siquiera ellos saben y pretenden que yo, de 22 años, las sepa, porque sí. Solía responder: “No sé, cuéntame tú”.

Se dice que las barranquilleras nacen con una corona en la cabeza. ¿Usted siempre quiso ser reina?

En la cultura de la costa, de Barranquilla, los reinados están tan relacionados con el día a día, y a la gente alrededor le gustan tanto, que uno siente que es una gran posibilidad. Pero yo nunca vi un reinado completo. Nunca jugaba a los reinados. No sabía los nombres de las reinas ni las fechas del reinado. Tal vez lo veía con mi papá si tenía prendida la televisión, pero no era mi tema.

¿Ni por su abuela que fue Señorita Atlántico?

Mi abuela tiene la corona en la casa, entonces, como cualquier niña que ve una corona, me la ponía. Y ella me contaba algunas cosas. Pero en realidad me enteré de su experiencia cuando ya estaba en el reinado.

¿Entonces cómo encontró la corona de Señorita Colombia?

En diciembre, casi siempre paso las vacaciones en Barranquilla o Cartagena. Y en Barranquilla uno ve a todo el mundo en la calle, todo el mundo se conoce y el comité del Atlántico me vio y me buscó. Entonces llamaron a mis papás cuando estaba en Cartagena y ellos me dijeron que el comité quería verme, sin compromiso. En ese entonces yo no tenía idea de qué hacía una Señorita Colombia. Me preguntaron que por qué quería ser reina, que si conocía la misión social y yo “mmm”, ni idea. A todo decía “no sé, no sé”, y salí pensando que me había ido muy mal en esa entrevista con el comité. Pero también lo que pasaba es que yo solo estaba pensando en que me quería devolver a Cartagena a seguir con mis vacaciones, entonces no me lo tomé muy en serio. Pero me llamaron otra vez, me dijeron que me querían ver en vestido de baño. Y en ese momento ni iba al gimnasio ni comía saludable, ni nada. Pero luego me citaron y me dijeron que sí querían que fuera Señorita Atlántico.

Ahí sí le sonó...

Me lo dijeron de una manera tan particular que yo no sabía si sí o si no. Y lo dudé mucho porque me tocaba parar la universidad. Además, no sabía uno qué tenía que hacer como reina. Luego me enteré de la misión social y, bueno, esto no es solo estar sonriendo y poniéndose maquillaje todos los días.

¿En el camino lo siguió dudando?

Dije que sí porque, por alguna razón, yo sabía que tenía que estar ahí. Yo me veía ahí, ganando. Tenía el presentimiento de que iba a terminar acá donde estoy. No es que me haya preparado ni haya cambiado mi personalidad. Seguí siendo yo. Obvio que si uno dice que sí, tiene que esperar el resultado positivo, pero había algo más.

¿Y había alguna reina que fuera su modelo, su reina de niña?

Me acordaba mucho de Adriana Tarud porque cuando fue reina yo ya estaba un poquito más grande y me la nombraban mucho porque era de Barranquilla. Tal vez Valerie Domínguez... Sabía quién era Paola Turbay porque era una ex Señorita Colombia, pero en ese momento yo estaba en otro cuento, en el colegio, pensando en otra cosa.

¿Y cómo se prepara una reina que no sabe nada de ser reina?

Fue un enredo porque dependía muchísimo de mí. Tenía que aprender a maquillarme y peinarme, pero nunca aprendí. Tenía que aprender de pasarela, pero no sabía cómo manejar unos tacones. Tal vez haber sido modelo me ayudó.

¿Y el modelaje también fue una casualidad?

Sí. También me llamaron. [Risas]. Lo cierto es que yo no he buscado nada. Yo estaba tan contenta en el colegio, con mis amigos, luego tan contenta en la universidad, que la verdad no tenía cabeza para esas cosas.

¿Recuerda su primer casting?

Era en vestido de baño y fui con mi mamá. Cuando llegué vi a todas las demás superproducidas, superbronceadas, “superfit”, y yo era una niña de quince años. Y no quise hacer el casting. No lo hice. Y en el modelaje nunca dije que sí a ropa interior ni a vestido de baño, pero porque nunca me sentí cómoda. Si hubiera dicho que sí, no hubiera podido participar en el reinado.

¿Qué quería ser de grande cuando era chiquita?

Yo siempre decía que quería ser dueña de una empresa tan grande como Coca-Cola. Siempre soñaba con eso. Así de específico. Algo así de grande. Todavía quiero eso.

¿Más empresaria que modelo?

En el colegio siempre viví con el estereotipo de que si era linda era bruta y siempre me gustaba demostrar que era lo contrario. Claramente no soy una sabia o un genio, pero soy mucho más que bonita. Haberme quedado en el modelaje hubiera sido darle la razón a la gente.

Pero los reinados también reciben muchas críticas, sobre todo el hecho de que las candidatas desfilen en vestido de baño...

Cuando gané Señorita Colombia mi primera entrevista fue con La W. De un momento a otro empezaron a decirme un pocotón de cosas: que las reinas son objetos sexuales, que por qué salían en vestido de baño. Yo les contesté que cómo podían decir eso si uno solo ve por cuestión de milésimas de segundo a alguien sin ropa, cómo pueden decir que eso las hace un objeto sexual. Las mujeres en las calles caminan en vestido de baño y sin nada, con trasparencias… ¿Cómo me van a decir que solo porque una mujer desfile en vestido de baño debe ser considerada un objeto sexual? Si la gente va a criticar un reinado, a unas mujeres que tienen que hablar, responder preguntas, representar a su país como embajadoras y tienen que mostrar su cultura y usar su cabeza, pues mejor critiquen al modelaje que solamente es belleza. Hay mil cosas que se pueden criticar antes que los reinados.

¿Le tocó presenciar trampas o juego sucio entre candidatas?

Había ciertos espacios en los que debíamos compartir con muchas candidatas, momentos bien estresantes en un espacio muy limitante y había muchas que no respetaban el espacio; se echaban unas cremas espantosas y luego otras se resbalaban y se rasgaban el vestido. No sé si esto pasaba a propósito, a mí no me tocó, porque hubiera hecho una revolución ahí. Había mucha falta de conciencia, cosas que no habían aprendido en la casa, el mínimo de educación.

¿Cómo se ganó la fama de antipática en Miss Universo?

Tuve un problema con un peluquero que trabaja en el reinado. El primer día me peinó, me maquilló, me abrazó, me dijo que iba a ganar. Al día siguiente, me encontré con más maquilladores y peluqueros latinos y colombianos que me buscaron y pues yo me dejé maquillar por ellos. Ese primer peluquero se molestó y empezó a decir varias cosas de mí, que era antipática, que creída, que diva, pero en realidad no tuve ningún problema.

¿Ninguno?

Pues me quemé con la plancha del pelo de mi roommate y me tocó desfilar con una marca en la nalga. Todavía la tengo. Todos los días dejaba la llave del cuarto y mi chaperona se ponía muy brava. Siempre me quedaba por fuera. Una vez tenía una entrevista, un evento importantísimo y yo juraba que mi roommate estaba ahí y no estaba, y me quedé como una hora en la puerta, esperando. Había otras candidatas esperándome a mí en una limosina, todas listas y maquilladas, y yo sentada en la puerta viendo a ver si podía abrir la puerta del cuarto con una tarjeta de crédito.

¿Cómo es su contrato con Donald Trump?

Mi contrato es con la organización. Tengo que hacer lo que ellos me digan, tengo que vivir en Nueva York, tengo que seguir sus horarios. Tengo que representar a sus marcas y siempre promocionarlas. Ellos son dueños de mi vida y de mi tiempo y de mi todo.

¿Es impresionante el mundo de Donald Trump?

Es impresionante que muchas veces él ha querido que vaya a eventos y diga algunas palabras. Es intimidante. Son ocasiones en las que estoy rodeada de gente que tiene el triple de conocimiento y experiencia que yo y él quiere que me mantenga a la misma altura. Me exige muchísimo.

¿Es buen jefe?

La verdad, no tengo ninguna queja. Ha sido superchévere conmigo. Que él me haya puesto en esta situación significa que confía en mi potencial, que confía en que no lo voy a hacer quedar mal, porque si la embarro, él es el que queda mal. Pero a él en ningún momento le ha importado si me quedo hablando con sus amigos o sus socios. Confía plenamente en lo que tengo en la cabeza, no solo en cómo me veo.

¿De qué se va a perder este año? ¿De qué se ha perdido ya?

¡Uf!, muchísimas cosas. De tener una vida normal. Quisiera decir: “Este fin de semana quiero hacer esto y el otro fin de semana quiero hacer esto otro”, pero eso no lo puedo hacer. Para cualquier cosa tengo que pedir permiso, si es que hay tiempo libre. No puedo hacer nada por fuera de la agenda, así mi abuelita cumpla cien años. De verdad que me hace mucha falta ser dueña de mi tiempo, de mi vida, de mis planes. Me perdí el matrimonio de mi hermana. También hay ciertas cosas que no puedo hacer legalmente porque estoy representando a una organización.

¿Como qué?

Tomar y fumar en público.

¿Cuáles han sido las mejores y las peores fiestas a las que ha ido en Nueva York?

He ido a un montón de fiestas aburridas, pero no voy a nombrarlas. Hay muchos eventos con gente que no habla, con la que no puedo hablar. Muchas veces estoy incómoda, con un vestido que no me deja ni respirar y me toca estar sentada tres horas mirando al techo. Pero hay bastantes que son divertidos, en los que aprendo, donde he conocido a gente espectacular.

¿Cómo es la vida con una chaperona?

Al principio, cuando era Señorita Colombia era muy duro, hasta me acompañaban para ir al baño, pero ya me he acostumbrado. Uno definitivamente se la tiene que llevar bien con ella porque no es solo una acompañante, sino la jefa. Imagínate que te la llevaras mal con la persona que maneja tu tiempo, que está contigo en todas partes, en todos los carros, en todos los hoteles, sería una total pesadilla.

¿Se acostumbró?

Sí. Cuando no esté mi chaperona de ahora, mi mánager, me voy a sentir sola. Estoy acompañada desde que me levanto hasta que me acuesto y ando con ella en todos los eventos. Por eso cuando se acaban los eventos quiero encerrarme en mi cuarto y no ver a nadie.

¿Extraña su casa?

Sí, pero también me va bien estar sola.

¿Su café favorito sigue siendo el de Starbucks?

[Risas]. ¡Qué bobada! Lo que dije es que el café que me gustaba era el de Starbucks porque es el que tomo todos los días, el que me queda a media cuadra de mi casa. No más.

¿Le han dado ganas de escaparse de su rutina de Miss Universo?

Uy, claro que sí. Cuando tengo un día libre, lo primero que hago es caminarme la ciudad. Me pongo audífonos, me pongo a oír música y a caminar. Ni siquiera veo hacia dónde estoy yendo, simplemente camino, camino, camino para alejarme. Cuando estoy trabajando, estoy con personas todo el tiempo. Casi las 24 horas de los siete días de la semana. Porque además cuando llego al apartamento sigo trabajando, no es un espacio para mí. Cuando estaba en Bogotá, llegaba a mi casa, con mis papás, y ese era mi espacio personal, acá no. Acá todo el mundo puede entrar cuando quiera y decir “necesitamos hacer esto” y no puedo decir que no. Entonces cuando tengo libre aprovecho y salgo a despejar mi mente.

¿Qué tiene en el iPod?

Tengo de todo. Me la paso bajando música. En un momento pongo una canción de champeta que nadie conoce y en otro momento música clásica. Luego puedo poner Frank Sinatra y luego reguetón. En mi iPod suena mucho Chocquibtown. También me gusta la electrónica.

¿Ya tiene algún rincón favorito de Manhattan?

La verdad es que no. He salido pocas veces porque no he tenido ni tiempo. Pero he visitado cuatro países en estos dos meses -Indonesia, Canadá, Francia, Italia- y allá también he tenido tiempo de caminar por ahí y conocer.

¿Se le quedó en la cabeza alguna imagen en particular luego de esos viajes?

Cuando estaba en Indonesia tuve que hacer un comercial en vestido de baño con dos ex Miss Universo, Olivia Culpo y Dayana Mendoza. Indonesia tiene una gran cantidad de musulmanes, entonces las mujeres que nos ayudaban a cambiarnos y a mojarnos y a hacer la producción para que nos viéramos sexis estaban todas completamente tapadas, solo mostraban la cara. Esto me pareció un contraste muy interesante.

¿Cómo sigue la vida después de este reality privado que está viviendo?

A mí me emociona tanto vivir en otros países y conocer gente diferente, que me va a parecer raro volver a Bogotá a la vida que tenía hace dos años. ¡Hace dos años! Ya soy una persona completamente distinta, entonces volver a hacer lo mismo, ir a las mismas clases, con los mismos profesores, sería raro. Algo que siempre he sabido, incluso antes de los reinados, es que en algún punto quiero irme a vivir a otro país a seguir con mi carrera, así sea un año o dos.

¿Cree que los reinados tienen la misma importancia que hace unos años?

No. Creo que los tiempos han cambiado. Antes ser reina era un sueño inalcanzable. Ser Miss Universo era irreal. Pero no es lo mismo ahora. Hoy en día hay tantas cosas que se alcanzan compitiendo…, hay mucha competencia en todo. Antes ser top model era una cosa extraordinaria, ahora, ¿cuántas top models hay? Es muy difícil que algo en particular se robe la atención.

¿Es necesaria todavía la idea de Miss Universo?

Tal vez la palabra “necesaria” es muy fuerte. Sí pienso que una Miss Universo le da un tono muy diferente al cambio que está teniendo la sociedad. La gente sigue pensando que ser Miss Universo es solo belleza, pues entonces el rol de Miss Universo consiste en cambiar esa perspectiva y mostrar que la belleza va más allá de lo que se ve.

Vía: El Tiempo

Miss Universo es la nueva imagen de Falabella

La agenda oficial de la soberana universal de la belleza está para la próxima semana cuando nuevamente esté en Bogotá, visite el Palacio de Nariño y viaje a las ciudades de Cartagena y Barranquilla, donde preparan el carro de bomberos para su recibimiento.

Pero en tiempo récord se organizó la visita de este lunes, tan sólo unas horas en Bogotá, para anunciar que ella es la nueva imagen de la última colección de la cadena de almacenes Falabella.

En una sesión fotográfica realizada entre Chile y la ciudad estadounidense de Nueva York, Paulina se muestra con toda su belleza fresca, natural, lejos de los acartonados y pasados de moda estereotipos de las reinas de belleza acostumbrados.

La encargada de darle la bienvenida a Paulina Vega fue la virreina universal Taliana Vargas, quien anunció que como la visita oficial de Miss Universo es la próxima semana, el tema de su reinado no se tocaría en esta rueda de prensa.

Sin embargo, con mucho ingenio, los comunicadores lograron que Vega tocara el tema más allá de su nuevo contrato con Falabella.

Visiblemente emocionada y con la corona puesta, Paulina Vega no es muy fiel a los usuales protocolos, y luego de una rápida sesión fotográfica se quitó la corona, pues ella, al hablar no para de moverse.

"Estoy muy emocionada de estar por fin en Colombia, así sea por un ratico. No me lo creo que ya son tres meses como Miss Universo, se han pasado muy rápido y el tiempo ha sido corto, incluso hasta ahora vuelvo a ver a mi padre a quien no veía desde que logré la corona", comentó.

INTENSA TEMPORADA REAL

Ya han pasado tres meses y aún no sabe si su reinado durará un año o sólo diez meses, pues la organización Miss Universo no ha decidido si la próxima edición del concurso la realizará este año o en el 2016, porque vale recordar que por distintas razones en el 2014 no se llevó a cabo dicho certamen.

“Hay que vivir el presente y son muchas las ocupaciones para estar pensando en hasta cuando tendré la corona o qué haré después de Miss Universo. Hoy por hoy no soy dueña de mi vida, de mi tiempo, porque todo está en pro de la agenda real”, continuó.

Con esta oportunidad de ser la imagen de la nueva colección de Falabella se siente feliz, “es una oportunidad que no toda Miss Universo tiene, de mostrar mi faceta como modelo, y más con una colección como está, que es versátil, variada, como mi armario, donde encuentras desde vestidos elegantes hasta un jean roto que me encanta llevar con unos cómodos tenis”.

Claro que su armario en Nueva York, su casa desde que recibió la corona, también está debidamente controlado por la organización, la cual se encarga de seleccionar, junto a ella, cada una de las prendas que lucirá dependiendo de la ocasión y el evento al cual asistirá.

-¿Cómo ha vivido esta temporada siendo Miss Universo?
Estos meses han sido una oportunidad para conocer otras facetas que no conocía, porque cada día es una experiencia propia, única, como ahora, que es volver a mí país como Miss Universo, que es una sensación indescriptible. Sin duda, para toda mujer que ha llevado esta corona, hay un antes y un después de Miss Universo.

-¿Era lo que se imaginaba?
Creo que hay muchos mitos en torno a las reinas, y lo que me encantó de la propuesta de Falabella era precisamente eso, terminar con ellos, como que las reinas no pueden salir de tenis y siempre debe aparecer con la súper producción, y eso no es así, y aquí lo estamos demostrando. Usamos lo que queremos usar, aunque siempre estemos muy bien asesoradas.

-¿Cómo se ha sentido representando la belleza de la mujer colombiana?
Siento que esta es una oportunidad que va más allá de representar la belleza de la mujer colombiana. Es una oportunidad de dar a conocer más de nuestra cultura, la riqueza de la gente, todo lo que los colombianos tenemos para darle al mundo”.

-Muchos han elogiado la seguridad con la que usted asumió el concurso de Miss Universo, porque siempre dijo que iba por la corona...
Cada reto lo asumo con total seguridad, luego si pasa o no pasa, es otra cosa, pero queda la satisfacción de haberlo dejado todo por lograrlo. Sabía bien que de lograrlo los ojos de todo un país y de muchas partes del mundo estarían sobre mí, en cada paso que doy, lo que es parte de este oficio y siempre quiero hacerlo con responsabilidad pero con la frescura y personalidad que me caracteriza.

-¿Qué extraña de Colombia?
Extraño todo, aunque no me mal entiendan…, lo que estoy viviendo en Nueva York es maravilloso, extraño mi familia, mis amigos, mi casa, realmente todo, porque como Señorita Colombia tuve la oportunidad de conocer y vivir más mi país, lo cual fue maravilloso. 

Vía: El Universal

Paulina Vega, Miss Universo esta en Colombia

La Miss Universo colombiana Paulina Vega llegó el lunes a Bogotá para hacer la propaganda de una empresa privada y estaba visiblemente emocionada.

Estoy "muy feliz de estar aquí. Se me llena el corazón de emoción, de alegría, de nostalgia, de otra vez estar en mi país", aseguró Vega, quien en enero fue elegida Miss Universo en Estados Unidos.

La mujer más bella del mundo estuvo en su país sólo unas horas y se encontró con sus padres. Volverá el próximo lunes, cuando estará cinco días en Colombia y se reunirá entre otros con el presidente Juan Manuel Santos

Ellas son las candidatas de Miss Carabobo 2015

Este viernes 17 de abril se realizó la presentación oficial a la prensa del Miss Carabobo 2015, en el área de la piscina del hotel Hesperia. Las 39 aspirantes al título de belleza desfilaron en vestido casual y en traje de gala ante periodistas y reporteros gráficos.

Harry Levy animó el encuentro con los medios, y la directora del concurso Gisselle Reyes también estuvo presente. Trascendió que "la reina del tumbao", no quedó a gusto con algunos detalles de la antesala a la noche final del Miss Carabobo 2015 que se celebrará el próximo jueves 30 de abril.

Vía: Notitarde

Migbelis Castellanos: "Yo No Quería Ganar el Miss Universo"


La mediática y controversial exMiss Venezuela 2013, Migbelis Castellanos, contó detalles de su participación en la pasada edición de Miss Universo, certamen que se realizó en Miami, en enero de este año y en donde el país cifró todas sus esperanzas en la linda reina zuliana, quien finalmente no logró clasificar en el top 5, pero sí obtuvo un altísimo centimetraje de prensa mundial y una abrumadora popularidad

Unos evidentes kilitos de más, amén de la desacertada selección del vestido de gala utilizado por la rubia reina, fueron los aspectos más criticados de la participación de la venezolana en el concurso de belleza, a lo que respondió en el espacio televisivo de Televen; “Detrás de las Cámaras”, donde se le dedicó un programa especial: “Estoy muy contenta porque eso no fue impedimento” (el peso)… “No quería ganar, aprendí muchísimo (¿?) Para mí era una liberación llegar a mi casa”, dijo. Lo cierto del caso es que si no quería ganar ¿a qué fue entonces al evento de belleza?

“Osmel me pidió me colocara ese vestido que me quedaba horrible”

Sobre el polémico vestido rojo que vistió en su desfile en traje de gala en Miss Universo, expresó: “el vestido rojo me quedaba horrible y corto, ese vestido no era para mí (…) El día anterior Osmel me dijo que lo usara”. Evidentemente el reciclado vestido rojo, lucido anteriormente por Irene Esser para una editorial de la revista Hola, no era el adecuado para la miss zuliana y fue su decisión colocárselo. Ella pudo-clara en que no se sentía cómoda con el trapo –haberle hecho caso omiso a la orden del llamado “Zar de la belleza”, pero ya lo pasado, pisado. Migbelis sigue dando de qué hablar, su personalidad irreverente y su autenticidad, la pueden convertir en una próxima estrella de nuestra TV. Ella ha demostrado sobrados talentos en diferentes ramas del arte y podría ser una excelente conductora de TV. El tiempo y sus nuevas estrategias profesionales dirán el resto… Ojala sepa asesorarse bien, oír consejos de los que verdaderamente conocen del negocio del entretenimiento y enfocarse en ello.

Chavista…venezolana

A nuestra otrora reina y ahora novel figura del espectáculo, se le acusó de ser afecta al régimen que actualmente conduce el destino del país, hecho que no tiene absolutamente nada de malo, ni extraño, porque ese es el único régimen que ella ha conocido y además cada quien es libre de creer, seguir y apoyar lo que su conciencia le determine. Ella fue y será la reina de todos los venezolanos y lo demás es y debe ser irrelevante.

Hizo un llamado a los venezolanos a la unidad y a ser tolerantes en el país. “A Venezuela le puedo decir que me sentí grande, llena de orgullo, fue un honor haber sido Venezuela (…) Tener la banda significaba caminar firme, tener resistencia cada vez que me levantaba por las mañanas (…) Siempre queremos llegar al final, llegué al final, contenta y aprendí que estando allá (Miami) o estando aquí, nosotros los venezolanos tenemos que tolerar lo que está pasando a nuestro alrededor, respetar que si te vistes de blanco porque te gusta, son tus gustos, nada te lo puede cambiar y estar claros que tenemos un país que lo da todo…” Paradójicamente en una televisión en crisis como la que tenemos y que no es invento, ni secreto para nadie, ella aseguró que las mejores ofertas de trabajo las ha recibido aquí, hecho que nos alegraría, porque eso significaría que vamos mejorando. Ojala no sea una quimera y una defensa de Castellanos a sus criterios y creencias políticas. La moneda tiene dos caras y ocultar o negar cualquiera de las dos, es irresponsable y totalmente insensato. Desde La Voz esperamos verla pronto en nuestra TV, cristalizando así la mejor oferta para su futuro profesional. De una cosa estoy seguro: Figuras como Migbelis Castellanos hacen falta en la farándula: ¡Cómo da de qué hablar! 

(Diario La Voz).

Ellas son las candidatas de Miss Táchira 2015


Foto: Nestor Díaz
¡SI HAY MISS TACHRA! El diseñador Julio Mora y Nestor Díaz, presidente de a organización Miss Táchira, presentaron a las 12 aspirantes a la corona de este importante certamen regional rumbo a la corona de Miss Venezuela.

Las 12 candidatas oficiales son: Astrid Medina, Karla de Robertis, Juliette Lemoine, Ada Bravo, Karla Granados, María José Duque, Evelyn Mora, Leonela Montoya, Emily García, Lianey Morales, Yarelis Useche y Yoleina Márquez

Esto dispersa los rumores que rodearon este concurso de belleza que para muchos no se realizaría, luego que el presidente de la organización Miss Venezuela, Osmel Sousa en una entrevista dejara entrever que posiblemente Miss Táchira no habria.

Una foto publicada por Nestor Diaz Useche (@nestorcover) el